Derecho, economía & negocios

¿Y si, para variar, clasificáramos?

Empiezan las eliminatorias; el fútbol se vuelve tendencia; y todos, de una u otra manera, nos vemos en medio de la vorágine que suponen los días previos a un partido de eliminatoria.

Por: Jorge Rojas

La pauta publicitaria se impregna de manifiestos melodramáticos que buscan renovar la fe en la selección para hacernos creer que sí se puede. Y aquí un dato curioso dentro de un estudio realizado por la agencia Toque Fino, sobre una muestra de 50 ejecutivos: el 92% mostró interés en ser patrocinador o auspiciador de la selección peruana, aunque el 100% de esta misma no creyese que clasifiquemos.

Dejando de lado los apasionamientos, el marketing deportivo es una práctica que viene madurando de manera sostenida en nuestro medio. Grandes marcas patrocinan a la selección y disfrutan de los réditos de esta inversión. Coca Cola y Cristal se posicionan como patrocinadores históricos de la bicolor, con lo que logran un alto compromiso con los hinchas. Umbro, quien viste a la selección, durante la última Copa América duplicó sus ventas de camisetas blanquirrojas.

Y todo esto sucede a pesar de no haber clasificado a un mundial desde hace 33 años, y de no haber alzado una copa América hace 40 años. Cinismos aparte, esta es una muestra de que la ilusión del colectivo siempre será la inversión más redituable para cualquier marca. Y como digo en el título de este post, ¿qué pasaría si, para variar, clasificáramos?

El Marketing Blanquirrojo

La Era del Sportainment

Selección Peruana en las portadas deportivas nacionales

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: